domingo, 16 de febrero de 2014

MARTA CÁRDENAS PINTORA DONOSTIARRA: MIS FUENTES

¿QUÉ TAL?    SALUT!    KAIXO!   CIAO, CARISSIMI!    HI! HOW ARE YOU GETTING ON?  

¿Venís al taller? 
                                Gradisce venire con me allo studio?
            Venez dans mon atelier!
                                                What about coming with me?  
may be you'll enjoy it!
  Etorri nere kobazulora!


SOON IN ENGLISH!
A walk around a fantastic studio I shared with a few colleagues!

Lo creáis o no, en el espléndido palacio que habéis visto desarrollé lo mío durante unos cuantos años. Otros colegas lo compartían conmigo entonces: el pintor Jorge Bayo y el escultor Quico Camacho, cada cual con sus amplios -¡y baratsimos!- espacios.



                                                  


Cocina comunitaria. Al fondo a la derecha, ventana de Antonio Gayo y Don Herbert, litógrafos, que entraban por otra escalera; a la izquierda también daban al patio los pintores Boni Alfonso y Alejandro Garmendia. 
Plantas: Quico.

Se podía intuír un pasado en vestigios superpuestos como palimpsestos: magníficos  suelos llenos de pintura, rozones de color en las paredes... Carteles, pegatinas, y mil trastos y cachivaches recogidos en la calle, entre ellos buenas mesas, butacones y hasta caballetes y tableros regulables de delineante.

Todo hablaba de los artistas que le habían dado vida. En una esquina, un tapón del desaparecido óleo Zuloaga. Y en la pared un antiguo plano del metro con anotaciones de distintas manos.


                                  





                           Y tras la puerta, claro está, Picasso no podía faltar.     


                                                             
                                          
  



El estudio de Jorge desde el mío pequeño. Como es de imaginar,
  casi nunca abríamos estas puertas. Nos comunicábamoos por el taller interior, tan grande que le permitía imprimar y almacenar sus cuadros en una zona, mientras yo disponía del espacio que ahora vais a ver.
En primer plano, de espaldas, vemos un auténtico  sillón Wassily de cuero  que él había recogido de la calle.  




Mi estudio interior. Cuando llegué ya tenía sus magníficos focos de cineasta.  Mi otra habitación, 
más pequeña, daba a la calle pero no resultaba muy luminosa.  
FOTO: JOSÉ ANTONIO JIMENO



 
Cuando saqué estas fotos, hacia el 2005, yo estaba preparando una exposición en Casa Asia de Barcelona.


Por entonces, como se ve en la mesa, pintaba mucho con los acrílicos Golden líquidos, demasiado brillantes pero que no cambian de color -ni valor tonal- al secar, lo que suele suceder con otros hidrosolubles. 

En la pared, pruebas para unos estudios de telas japonesizantes.

Al fondo, también para Casa Asia, una pintura en barras de óleo sobre acrílico. Inspirada en muchas alfombras y textiles centroasiáticos que por entonces yo estudiaba con fruición, llamé a esta composición YURTA.












YURTA, detalle. ¿Se me nota lo mucho que, pocos años antes, yo había estudiado bosques?



Otro ejemplo muestra de nuevo cuáles eran mis fuentes por entonces. Como se puede ver, lo aprendido en África -abajo en diseño de invención mía-  empezó pronto  a chapurrar el japonés: el patrón es el mismo, lo que cambia es el color.











Una de las 46 hojas que componen el mural EDO, composición irregular inspirada en telas japonesas que también estudiaba yo con entusiasmo por aquel entonces. 
Expuesto en CASA ASIA ("TRES POR ASIA") Barcelona, 2005.Acrílico líquido Golden sobre papel.




                                        


Ya véis, no pierdo comba. Aquí tengo en el regazo unas aplicaciones (telas cosidas) de una artista Inuit. Estudié la de la izquierda en un cuaderno. También tengo estudiado el pareo negro con ídolos, la tela amarilla que cubre el sofá y casi todas las que se ven alrededor. De todo ello aprendo y me alimento, además de divertirme.
Foto, en mi taller exterior de aquel estudio, por  mi amiga  pintora Arantza Montejo 



¡HASTA PRONTO!
  ¡MARTA QUIERE VOLVER ENSEGUIDA CON             
                         UNA SORPRESA!
                     
           ¡AQUÍ EN LA PANTALLA NOS ABURRIMOS!  

¡NO DEJÉIS DE VISITARNOS!



        COME BACK AGAIN! WE FEEL A BIT BORED HERE, IN THE SCREEN!